Zoom | Pop-in, un mecanismo de Lead generation 100% personalizable

Publicado por Service Communication en Messaging y Transformación Marketing, Recogida y Calidad de Datos 5 octubre 2019 Tiempo de lectura: 2 min

Tu usuario realiza una acción al visitar tu página y tadaaaaaa, un cuadro aparece en la misma página colocándose sobre el contenido. Aquí lo tenemos, el pop-in acaba de hacer su gran aparición. Al optar por este programa de captación totalmente personalizable y optimizado, desarrollas la adquisición de contactos específicos y puedes transformar a tus visitantes en clientes potenciales identificados y calificados.

El pop-in, un enfoque relacional y de fidelización

Hoy en día existen numerosos tipos de pop-in. Todos ellos podrán responder a tus necesidades, pero tu elección se centrará más en aquellos que se adapten a tus plataformas o a las soluciones que utilices.

El clásico

Se trata del pop-in más utilizado. Se coloca normalmente en el centro de la página y tiene forma de ventana. Texto, imagen, CTA, GIF animado, vídeo… Todo depende de la dosis de creatividad que le des.

El overlay

Ocupa toda la pantalla y aparece normalmente cuando el usuario entra en la página web.

El encabezado

Puede parecerse a una barra de notificaciones. De manera puntual o permanente, este pop-in se coloca frecuentemente en la parte de arriba o de abajo de la página.

3 buenas razones para dar el paso

Más allá de la optimización de la adquisición de contactos (con focalización en los buenos usuarios, personalización de su experiencia…) el pop-in está repleto de ventajas.

Atrae la vista y la atención

La mayor parte de los visitantes ya no tienen paciencia para leer. Al dejar micromensajes a través de un pop-in, sin lugar a dudas animas al usuario a elegir este texto corto. Este mecanismo, a menudo, agrega un valor añadido a tu contenido online y los visitantes lo saben. De hecho, cuando un pop-in aparece, es más probable que le echen un vistazo.

Fortalece la relación con tus clientes

En el inicio, tras un cierto punto de desplazamiento, desencadenado por una acción justo antes de cerrar la página… Las posibilidades de su puesta en marcha son tan numerosas que el pop-in contribuye a personalizar la experiencia web del usuario y a reforzar la relación desde el inicio de la visita.

Ofrece resultados probados

Es innegable el potencial del pop-in: conversión, compromiso, transformación… El pop-in puede llegar hasta el 6 % de nuevos clientes potenciales identificados y recolectados*.

10 prácticas a seguir antes de aventurarse

  • Número 1: ¡piensa en un diseño de web responsive (reactivo)! Pero un aspecto a tener en cuenta es el diseño de los pop-in para cada tipo de dispositivo (móvil, ordenador, tablet…)
  • ¿Una llamada a la acción (CTA) agresiva? No, eso no funciona… Anímales a hacer clic de forma positiva.
  • Nada de pop-in involuntarios solo porque son tendencia; es una pérdida de tiempo para ti y para tus usuarios.
  • Asegúrate de que tu contenido pop-in es coherente con la página sobre la que aparece (esto también se aplica al momento en el que aparece).
  • Seamos realistas, cerrar fácilmente el pop-in también está bien, ¡piénsatelo!
  • Decimos sí a un pop-in personalizado gracias a la segmentación y a la selección.
  • Si quieres recopilar información de contactos, pregúntales en primer lugar por su dirección de correo.
  • Sería una pena que tu pop-in no fuera muy atractivo, ¿verdad? Así que no dejemos a un lado este aspecto y apostemos por el diseño.
  • Define las reglas de frecuencia, esto permitirá al usuario recibir diferentes pop-in según cada página nueva que abra.
  • Si puedes, dale prioridad a un pop-in en segundo plano. Esto le da al usuario la oportunidad de hacerse a la idea primero.

*Fuente: Mc Kinsey

Artículos similares