How to | ¿Cómo diseñar un email de manera eficaz?

Publicado por Service Communication en Messaging y Transformación Marketing 11 diciembre 2018 Tiempo de lectura: 3 min

¿Cómo hacer que los contactos abran, lean y cliqueen? La respuesta se encuentra en el diseño de los emails. Descubre nuestros consejos para una mayor eficacia.

Enviar a la base de contactos la información adecuada en el momento adecuado –esta debe ser la máxima de cualquier campaña email. Pero ¿cómo organizar esta información para que los contactos abran, lean y cliqueen? La respuesta está en el diseño del email. Te damos algunos consejos para una mayor eficacia.

1 – La forma: lo más simple suele ser lo más eficaz

La forma del email es la que te permitirá organizar y jerarquizar la información. Es un aspecto clave que merece toda tu atención. ¿Un consejo para redactar los mensajes? ¡No te compliques! Es mejor una estructura ligera, sin necesidad de incluir 3 o 4 columnas. Para facilitar la lectura, jerarquiza el mensaje con 1 información (2 como mucho) por línea.

Para una mayor ergonomía y claridad, despeja el mensaje. No tengas miedo de dejar zonas vacías –de más o menos 40 píxeles– entre cada artículo, producto y demás componentes del mensaje.

No hacen falta utilizar imágenes para los CTA. Trabaja (pero no en exceso) los botones optando por una estructura HTML simple, sin efectos gráficos complejos ni fondos degradados. Así el CTA será visible incluso si el destinatario no ha activado las imágenes.

Las imágenes
El tamaño de las imágenes no es aleatorio. Selecciona una imagen con un ancho máximo de 320 px. Así podrá visualizarse en un dispositivo móvil, ya que no ha sido redimensionada en un email responsive.

Los colores
Para una identidad visual coherente, es fundamental elegir bien los colores. Para los botones CTA, es mejor utilizar los colores que más llamen la atención de los contactos (los colores más llamativos de la marca), y los demás para el resto del mensaje. Si no tienes unos colores determinados, existen herramientas para ayudarte a elegir (color.adobe.com, por ejemplo).

Las fuentes
A la hora de diseñar un email, tienes que pensar desde el principio en el tipo de fuente que vas a utilizar. No olvides que solo las fuentes predeterminadas (instaladas por defecto en los SO) son interpretadas por todas las mensajerías. Si utilizas una diferente, deberás transformar los diferentes componentes (títulos, subtítulos…) en imagen.

2 – El fondo: ¿cómo trabajar y organizar el contenido?

El contenido del mensaje es lo que más te interesa destacar. Pero antes debes tener claro cuáles son los objetivos de la campaña email. ¿Por qué vamos a enviar esta campaña? ¿A quién? ¿Para qué resultados? Una vez los objetivos fijados, resulta fundamental utilizar un « wording » eficaz y relevante.

Pero uno de los errores más frecuentes es utilizar un texto casi íntegro y extraído de la web de la marca. Sin embargo, el email no es ni un periódico, ni una web. Haciendo esto, te arriesgas a abrumar con demasiada información al lector y encima a dificultar la legibilidad del mensaje. Los contactos se desanimarán y no se tomarán la molestia de leer el contenido.

Para evitar este problema e incitar a seguir leyendo, la información debe ser clara y concisa. La regla es: 1 información = 1 párrafo + 1 botón CTA con 1 link de redireccionamiento (y, en su caso, una imagen). Incluso si el mensaje es, en principio, informativo y no requiere llamada a la acción, puede ser interesante añadir una del tipo « He leído el mensaje y lo tendré en cuenta ». Así nos aseguramos de que la información ha llegado bien al destinatario.

Sí, pero ¿qué pasa si realmente hay mucho que decir? Lo mejor en este caso es resumir el contenido del mensaje e invitar a los contactos a seguir leyendo en la web o en una landing page específica. No solo hará que el mensaje sea más atractivo a nivel visual, sino que además te proporcionará estadísticas precisas sobre la tasa de clics y la reactividad de la audiencia. Sin links, no hay clics y, por tanto, ninguna información sobre qué es lo que realmente interesa a los contactos.

3 – Buenas prácticas de emailing: aspectos que no debes descuidar

En un mensaje hay diferentes puntos que merecen especial atención, pues contribuyen a mejorar los resultados de la campaña:

  • Reflexiona sobre el asunto: un asunto bien pensado puede marcar la diferencia; utiliza palabras clave que inciten a los contactos a abrir el mensaje.
  • Establece el nombre del remitente: lo que se pretende con esto es que los contactos puedan identificar desde la bandeja de entrada la identidad del remitente.
  • Incluye un preheader: este sirve de complemento al asunto y para introducir el tema de la campaña email.
  • Personaliza el mensaje: ya sea en el asunto o dentro del mensaje, la personalización, simple o dinámica, puede impulsar significativamente la conversión.
  • Respeta la ratio texto/imágenes: para una mejor entregabilidad, el mensaje debe contener (siempre que sea posible) un 60 % de texto y un 40 % de imágenes.
  • Piensa en modo Responsive: el mensaje debe estar diseñado y pensado en función de las prácticas de consulta de los contactos. Diseña los mensajes teniendo en cuenta su visualización en dispositivos móviles.

Ya cuentas con todas las claves para crear un email más eficaz. Ahora solo te queda una cosa: ¡probar, probar y probar!

Artículos similares