Buenas prácticas | Las pruebas de email marketing, el grial de tus campañas

Publicado por Service Communication en Entregabilidad y Reputación 24 septiembre 2019 Tiempo de lectura: 4 min

« Un email marketing que no se ha probado causa un 13% de pérdida de ROI*. »

Tratadas brevemente o incluso totalmente abandonadas, las pruebas son, sin embargo, un paso crucial para las campañas de email marketing perfectamente realizadas. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para hacerlas relevantes sin añadir una carga innecesaria a tus equipos.

Definir un campo de acción de las pruebas para comenzar bien

Cuando hablamos de e-mailing, encontrarás tres razones principales para poner a prueba tus campañas:

  • Conformidad: asegúrate de que el contenido de tu mensaje coincide con lo que se pide en el mensaje original. Esta prueba llamada en inglés «Good to Print» o en francés «Bon à Tirer» y conocida como BAT se envía con mayor frecuencia a las personas a cargo de la validación de las campañas para verificar la presencia de errores o erratas en el cuerpo del email.
  • Visualización: maximiza el rendimiento de marketing de tu campaña y la experiencia del usuario probando la visualización del email marketing en múltiples plataformas de mensajería.
  • La capacidad de entrega: antes de cada envío, verifica la exposición de tu mensaje ante los usuarios finales. La buena capacidad de entrega permite que tu email marketing llegue a la bandeja de entrada y evita que sea clasificado como spam.

Si en el primer caso la prueba puede realizarse en un número limitado de destinatarios, los otros dos requerirán que te intereses más en tu base de datos. El número de direcciones necesarias para estas pruebas será más significativo, pero garantizará una representatividad justa.

Conoce tu base de datos, el truco que marca la diferencia

Para llevar a cabo tus pruebas, el canal al que te diriges tiene un papel importante. De hecho, incluso si las áreas principales en B2B y B2C parecen idénticas (Orange, Gmail, Hotmail …), su trascendencia dentro de la base es variable. Por lo tanto, la selección de direcciones de prueba debe reflejar esta distribución.

Por ejemplo, los principales operadores como Orange, Gmail y Microsoft rara vez superan el 25% del volumen de la base de datos en B2B. Mientras que en B2C, representan hasta el 70%.

También tiene sentido que una base de datos B2B esté dispersa en miles de dominios pequeños que tienen pocas direcciones. Por el contrario, en B2C, un pequeño número de operadores comparten la propiedad (Orange con orange.fr, wanadoo.fr – Hotmail con hotmail. *, Live. *, Msn. *, Outlook – Google con gmail.com, googlemail.com…).

Comprueba, en especial en intervalos regulares, la evolución de tu público objetivo para identificar la llegada de nuevos operadores correspondientes. Y sí, ¡tu base de datos está llena de vida!

En cualquier caso, si no puedes hacer pruebas en los mensajes tú mismo en esta pluralidad de dominios, puedes confiar en herramientas como Litmus que ofrecen pruebas de entrega adaptadas.

Una vez hayas establecido la composición del segmento de prueba representativo, tu siguiente paso es determinar puntos de control para seguir un verdadero proceso de calidad.

Elementos claves que se deben verificar sistemáticamente

Has fijado tu alcance de pruebas y has identificado tu canal de direccionamiento. Ahora es el momento de que realices las últimas verificaciones antes de enviar tus mensajes.

Seguir esta pequeña checklist solo te llevará unos minutos y te evitará muchos problemas:

  • Entrega: verifica la entrega correcta de tu email marketing al dominio y, por lo tanto, al destinatario. Por supuesto, esta prueba no está 100% garantizada. Puede ocurrir que tu mensaje siga bloqueado durante el envío real (porque entran en juego otros parámetros). Pero eso te permite ser previsor. Si tu envío de prueba está bloqueado o redirigido a spam, puedes estar seguro de que ocurrirá lo mismo cuando lo envíes.
  • Enlaces: ¿ya has verificado en tu prueba BAT relativa a la conformidad que los enlaces están correctos? ¡Repite esta prueba durante tus pruebas de visualización y entregabilidad! De hecho, la forma en que se gestionan los enlaces puede cambiar según el dominio o las herramientas de protección utilizadas por el destinatario.
  • Darse de baja: este último debe ser revisado más en profundidad. Además de asegurarse de que conduce a la página de destino correcta, asegúrate de probar el proceso completo de cancelación de la suscripción, es decir, hasta que se valide. Si una anomalía hace que deje de funcionar, debes posponer el envío bajo pena de incurrir en riesgos para tu reputación de remitente (quejas de spam) o de enjuiciamiento legal.
  • Versión de texto: es cierto que algunos de tus contactos usan herramientas antiguas. Estas solo les permitirán acceder a la versión de texto de tu email marketing. Por lo tanto, no se puede dejar de lado la calidad de la visualización y la conformidad del contenido en este formato.

Al integrar esta rutina de control en tu campaña, haces que tu proceso de prueba sea realmente significativo. ¡Así que no omitas ningún paso!

Realizar pruebas a menudo puede parecer tedioso. Sin embargo, este tiempo es valioso. Te permite aprovechar todas las oportunidades que se te ofrecen para que tu campaña tenga éxito. Cuando establezcas tu próximo programa, incorpora el tiempo necesario para completar las pruebas y llevar a cabo las posibles medidas correctoras. A partir de ahora estarás listo para intervenir si detectas alguna anomalía. Tus resultados solo podrán mejorar.

Autor: Mathieu Bourdin, Experto en entregabilidad

Ponte en contacto con el servicio de entregabilidad de Dolist llamando al 05 57 26 25 70 o escribiendo un email.

 

*Fuente: Email on Acid

Artículos similares